Adiós 2011

Estaba buscando una idea para un post que me sirviera para despedir este año y no lo encontraba. La verdad es que ha sido un año complicado para todos y cuesta encontrar un tema agradable con el que cerrarlo. Cuando llegue 2012 con sus alegrías y sus cambios olvidaremos poco a poco a su antecesor, y no es bueno olvidar, porque para bien o para mal el pasado siempre será lo que nos ha traído hasta aquí.

Este año aprendimos que seguíamos teniendo voz y que nuestros gritos tenían la fuerza suficiente para derrocar a dictadores. Nadie pensaba que esta ola de cambios, lejos de nacer en el “desarrollado y cosmopolita” mundo occidental, nacería del dolor y la tragedia silenciados durante años. Pero un día los árabes dijeron basta, y lucharon por cambiar su realidad, con la mecha que prendió el cuerpo de Mohamed Bouazizi se incendió el mundo entero. Desde Túnez hasta Egipto pasando por Yemen, Siria y Libia las calles se llenaron de algo que los gobiernos, los dictadores y los poderosos habían olvidado: el poder del pueblo. Y se fueron Ben Alí y Mubarak, no sin llevarse a unos cuantos por delante antes, y aunque las llagas de esta ‘primavera árabe‘ siguen abiertas y sangrando su aportación al mundo ha sido histórica.http://www.elpais.com/fotografia/internacional/manifestante/abraza/militar/plaza/Liberacion/elpdiaint/20110213elpepiint_1/Ies/

Contagiados por este espíritu de rebeldía e inconformismo, en España salimos a las calles a mostrar lo que no tardaron en calificar como indignación, pero era mucho más que eso, era el paro, la tristeza, los sueños rotos, los padres que no sabían como sacar adelante a sus hijos y todos aquellos que sabíamos que si callábamos nos terminarían comiendo. Y nuestro 15-M hizo pensar al mundo y llevó a ocupar Wall Street. Y entonces asesinaron a Bin Laden, y también a Gadafi, y aunque todos pensamos que el mundo sería mucho mejor sin ellos, los gobiernos demostraban no haber entendido nuestras reivindicaciones. Pero durante un año no paramos de gritar, de molestar y de hacer ruido, y tuvieron miedo, políticos, medios de comunicación y mercados quisieron etiquetar y acallar un movimiento contra el que no podían luchar. Y por eso la persona del año, son muchas personas, grandes, pequeñas, jóvenes y viejas que de las calles saltaron a la portada de Time, para cambiar el mundo. Leer más de esta entrada

Anuncios