El País: Crónica de un hundimiento

Vivimos en una época en la que el periodismo no vale nada. Resulta una frase muy dura pero, por desgracia, muy real. Todo vale y nada tiene valor. Las palabras se venden al mejor postor mientras que la calidad, la verdad y la objetividad se pierden en disputas políticas.

Hoy retomo mi blog, que he tenido aparcado demasiado tiempo, con la indignación y la impotencia que no puedo reprimir y me sale en forma de palabras. De palabras siempre escritas, ya que lo que se dice se lo lleva el viento. En cambio lo escrito, el papel, la verdad, permanece. Mientras escribo me cuesta creer que todo esto lo aprendiera leyendo un periódico que se hunde poco a poco.

No solo yo, muchos de los miembros de mi generación que soñamos con ser periodistas, crecimos a la sombra del que durante muchos años fue referente de la información en España. ERE, Expediente de Regulación de Empleo, tecnicismos que deshumanizan la realidad. Porque en esta historia no hablamos de despidos, en una época de crisis en la que nos hemos acostumbrado a todo lo malo. Hablamos de las voces que se intentaran apagar, de las familias que se enfrentan a la incertidumbre y sobre todo, de la historia y los valores que este ERE traiciona.

Hace tiempo leí un buen libro lleno de verdades incómodas y anécdotas con sabor amargo, 100% periodismo. Un oficio de fracasados de Rodolfo Serrano, lo nombro ahora porque he recordado que ahí leí muchas historias sobre Cebrián. Ese Cebrián, protagonista de mi historia favorita sobre la transición, ese hombre que ante la adversidad, apostó por el periodismo y en una noche de incertidumbre le regaló a la democracia, su portada más importante.

Cuesta creer que siga siendo el mismo, porque ante todo, el era y es periodista y sabe las dificultades, penas y glorias que sus compañeros (subordinados o no, son colegas de profesión) han pasado en sus vidas. Lo dice la FAPE, que acostumbrada a los malos tiempos que vive la profesión, no puede dejar de considerar triste” la “ausencia de sensibilidad” del presidente del grupo PRISA y El PAÍS, Juan Luis Cebrián.

Esta viñeta de prnoticias refleja tan bien la realidad, que sobran las palabras.

Y ahora, cuando el camino se pone más dificultoso los periodistas se quedan solos ante la incertidumbre y lo que es peor, perjudican a los mayores, a los que lo tendrán más difícil para continuar. Soy joven y periodista y se que lo que significa la precariedad laboral y lo imposible que está el mundo del periodismo. Pero hoy me duelen los veteranos, porque ellos han puesto su vida, su tiempo libre, su tranquilidad, sus ilusiones y los momentos con sus seres queridos, al servicio del periodismo. Ahora ese tiempo parece no servir de nada y sus palabras se convierten en prescindibles.

En este artículo de eldiario lo explican muy claramente. De paso aprovecho para hablar de un tipo de publicación, que de la mano de Ignacio Escolar, apuesta por el periodismo de verdad, a pesar de todo. Y para ahondar en la herida también hay que  leer este otro de la revista Mongolia, sobre lo que cobra Cebrián.

Crisis, Internet, nuevos medios y obsolescencia del papel. Podéis decir lo que queráis, pero el periodismo en papel no está muriendo. Vosotros, esclavos y señores del capitalismo, lo habéis matado.

Ánimo y fuerza para todos esos grandes profesionales que ven peligrar su futuro.

Anuncios